Injertos Capilares

El injerto capilar es una cirugía, que se realiza en los casos de calvicie que no tienen reversión. Es indolora, poco intrusiva y se usa anestesia local, dicho de otro modo, el paciente será consciente durante todo el proceso.

Dicha intervención, consiste en extraer pelo de la zona donante, es decir de la zona de la nuca y occipital de la cabeza, para implantarlo en el área dónde el pelo ha perdido fuerza y densidad.

El injerto de cabello y sus técnicas han sufrido una evolución a gran escala desde que se comenzaron a realizar. Gracias al desarrollo de los procedimientos, esta intervención resulta alcanzable para un número mayor de personas, ya que los precios han disminuido considerablemente.

Hoy en día, podemos diferenciar entre dos tipos de técnicas:

  • Trasplante Capilar FUE : Se trata de extraer el pelo de forma individual, pelo a pelo, es decir el injerto se realizará mediante unidades foliculares. Se debe extraer de la zona donante folículo a folículo, para implantarlo en la zona receptora. Esta técnica únicamente está al alcance de los equipos más experimentados ya que requiere de mucha precisión al insertar las unidades foliculares.
  • Trasplante Capilar  FUSS: Es también denominada la técnica de la tira. En este caso, se realiza un pequeño corte con bisturí en la parte trasera de la cabeza, de dónde se extraerá una fina capa de cuero cabelludo, con los folículos necesarios para el trasplante. Este procedimiento, deja una pequeña cicatriz que es cubierta cuando el pelo crece, por este motivo lleva una recuperación un poco más costosa que el proceso anterior.

Sea cual sea la técnica elegida para la cirugía capilar, siempre debe estar controlada y supervisada por un médico experto en salud capilar.