Datos interesantes sobre nuestro cabello: ciencia capilar

admin 04/09/2019 No hay comentarios

Datos interesantes sobre nuestro cabello: ciencia capilar

Nuestro cabello, aunque no lo parezca, es mucho más complejo de lo que nos pueda parecer. Y es que, todos sabemos que no solo juega un papel vital en la apariencia y estética de hombres y mujeres, sino que también ayuda a transmitir información sensorial y a crear una identificación de género. De hecho, el pelo está ligado por ejemplo, a una raza concreta, a un país determinado, a una genética específica…..es decir, nos proporciona todo un cúmulo de datos identificativos que si no nos paramos a pensarlo, ni caemos en la cuenta de que existen y que de hecho hay que tener en cuenta.

¿Cuál es el origen del cabello en los humanos? En la semana número 22, un feto ya tiene todos sus folículos capilares formados. En esta etapa de la vida hay alrededor de 5 millones de folículos pilosos en el cuerpo. En concreto, hay un total de un millón en la cabeza, con cien mil de esos folículos que residen en el cuero cabelludo. Este es el mayor número de folículos capilares que un humano tendrá, ya que no generamos nuevos folículos capilares en ningún momento durante el transcurso de nuestras vidas.

Las personas iremos notando a lo largo de nuestra vida,  que la densidad del cabello del cuero cabelludo se reduce a medida que crecemos desde la infancia hasta la edad adulta. La razón de ello es que nuestro cuero cabelludo se expande a medida que crecemos.

Por otro lado, poco sabemos de la estructura de nuestro cabello. En este sentido diremos que el  cabello tiene dos estructuras distintas: primero, el folículo mismo, que reside en la misma piel, y segundo, el tallo, que es lo que se ve por encima del cuero cabelludo.

El folículo piloso es un segmento en forma de túnel de la epidermis que se extiende hacia la dermis. La estructura contiene varias capas que tienen funciones separadas. En la base del folículo se encuentra la papila, que contiene capilares o pequeños vasos sanguíneos que nutren las células. La parte viva del cabello es la parte inferior que rodea la papila, llamada bulbo. Las células del bulbo se dividen cada 23 a 72 horas, notablemente más rápido que cualquier otra célula del cuerpo.

Dos vainas, una vaina interna y externa, rodean el folículo. Estas estructuras protegen y forman el tallo del cabello en crecimiento. La vaina interna sigue el tallo del cabello y termina debajo de la abertura de una glándula sebácea (aceite) y, a veces, una glándula apocrina (olor). La vaina externa continúa hasta la glándula. Un músculo llamado erector pili se une debajo de la glándula a una capa fibrosa alrededor de la vaina externa. Cuando este músculo se contrae, hace que el cabello se erija, lo que también hace que la glándula sebácea secrete aceite.

La glándula sebácea es vital porque produce sebo, que condiciona el cabello y la piel. Después de la pubertad, nuestro cuerpo produce más sebo, pero a medida que envejecemos comenzamos a producir menos sebo. Las mujeres tienen mucha menos producción de sebo que los hombres a medida que envejecen.

Nuestro cabello es uno de nuestros principales identificadores estéticamente, por ello hay que cuidarlo y aportarle todas las soluciones que merece en caso de que no lo podamos mantener. De ahí su importancia para hombres y mujeres.

Categories :